in ,

El Retorno en lo Real: La función del plus de goce en lo Real

La plusvalia es retorno del plus de goce en lo real

Oficinistas escalando en el capitalismo

Citas de Real en Lacan

No nos referíamos a ninguna clase de forclusion generalizada la ultima vez que hicimos referencia al Discurso Capitalista. La forclusion no puede ser generalizada, ya que es estructural al funcionamiento del discurso en tanto tal, y en particular de 2 discursos: el Discurso Capitalista y el Discurso Universitario. Entender esto, es proporcionar una clave de lectura distinta, ya que en los discursos como puede haber represión también puede haber forclusion. La localizacion del goce como el el lugar que ocupa la plusvalia y los medios de produccion -rebautizados por Lacan como medios de goce o plus de goce- es una lectura que ningun marxista podria dejar de visitar.

Leer Más  El Campo Lacaniano

Puede entenderse a la forclusion como la censura (rechazo; recorte, represión original) y a la represión como el retorno de lo reprimido (lo que retorna como censura en la represión es el olvido). Lo censurado vuelve en el discurso como olvidado. Teniendo esto en cuenta, se puede formular que “el retorno de lo reprimido es la función de la censura puesta al servicio del olvido”. Este retorno también puede ejercerse en el sentido de la forclusion ¿Como retorna lo que ha sido censurado si no es como retorno de lo reprimido? Como retorno en lo real

Antes de abordar por que el retorno de lo real es un efecto de discurso, me gustaría que pasemos a una serie de citas de la obra de Lacan para empezar a familiarizarse con el movimiento de bascula en el que se ejercen la represión y la forclusion:

Seminario 11, pag 45

¿Por qué un acto no es un comportamiento?
“Fijemos la mirada, por ejemplo, en ese acto sin ambigüedades , el acto de abrirse el vientre en ciertas condiciones- no digan harakiri, se llama seppuku. ¿Por qué hacen una cosa así? Porque creen que  fastidia a los demás, porque en la estructura, es un acto que se hace en honor de algo.
¡Esperen, no nos apresuremos antes de saber! y reparemos en que un acto, un acto verdadero, tiene siempre una parte de estructura, porque concierne a un real que no se da allí por descontado.”
Un acto, un acto verdadero, es un real que concierne a una estructura, y no se puede dar por descontado ese real en la estructura, es decir, no se lo puede tratar fenomenologicamente si damos por sabida a la estructura. No nos apresuremos antes de hacer el juicio fenomenológico que hacemos, por ser “parlantes de esta época”, el cual proviene del sentido común, y no del anhelado sueño de la razón que nos adormece con ideas de libertad. Si somos reproductores de discurso, lo mas sensato seria pensar las estructuras que predeterminan nuestra realidad humana, y por lo tanto nuestras posibilidades.

Seminario 17 “L’envers”, Pag 30 Transcripción de Staferla

¿Qué puede querer decir que al amar la verdad se caiga en un sistema tan evidentemente sintomático? 

“Solo que soy un psicoanalista, puedo percibir que la segunda muerte es antes que la primera, y no después como el sueño de SADE. SADE es teórico ¿Y por qué ? Porque ama la verdad, no es que quiera salvarla: ¡la ama! Lo que prueba que ama es lo que rechaza. No parece darse cuenta de que para decretar la muerte de este Dios, lo exalta, y él Le testifica de esto: que él, SADE, alcanza el gozo solo por este pequeño medio del que hablé antes. 

¿Qué puede significar amar la verdad, sino caer en un sistema tan obviamente sintomático? Es aquí donde se designa una cosa: la verdad solo se postula como un residuo del efecto del lenguaje … como causa de goce, donde el efecto del lenguaje solo separa lo que la última vez llame la entro pía de un “plus-de-goce” … ¿no estamos viendo la verdad como afuera, fuera del discurso?

Si bien esta por fuera, no deja tener una relación sororal con este goce interdicto. Digo que “es hermana” por esto, por que las estructuras lógicas más radicales están relacionadas con este pedículo arrancado de goce (la plusvalía). Inversamente podria surgir la pregunta: ¿Qué goce responde a estas conquistas que hacemos de nuestro tiempo en lógica? Y que se llaman …, por ejemplo: la consistencia de un sistema lógico, es tan débil, como se dice, que para designar su fuerza de hechos de incompletitud, a su límite, este ya está marcado. De esta manera, resulta ser una dehiscencia de la base misma, ¿a qué goce responde? En otras palabras, ¿qué es la verdad aquí? 

No es en vano o al azar que designo la posición de la verdad en relación con el goce en este informe “sororal”. Tendremos que desarrollarlo, decirlo en el discurso de la histérica. Extrañamente, hace poco – esto es algo que todos sabían – alguien estaba haciendo una conferencia en las Américas para decir que FREUD tenía – lo que se llama públicamente, modestamente – un negocio, “una aventura”, con su bella hermana ¿Y después ? Se sabe desde hace tiempo que Mina BERNAYS era una de las favoritas de FREUD. Apoyar eso con algunos chismes de Jung no cambia el caso. [Risas] 

Pero esta posición de la cuñada, ¿no es para eso? Los dejaré en esta cuestión,y no es por eso que SADE, todos saben como lo tenia  la prohibición edípica… pero como los historiadores del amor cortés siempre han dicho: “no hay amor en el matrimonio”… separado de su esposa, ¿no es así por su cuñada, a quien SADE amaba, amaba tanto la verdad?”

 

La verdad como fuera de discurso puede retornar como un goce prohibido. Me parece, es la interpretación mas estructural que podemos apreciar en estas citas jocosas del Marques de Sade y de Sigmund Freud, es que lo que se rechaza en lo Simbólico retorna en lo Real, generando así un lugar a la verdad como efecto del residuo del discurso. La verdad puede retornar en lo Real como también puede retornar en lo Simbólico

Seminario 17, Pag 67

Unglauben
“Pero, ¿cómo define pues Freud la posición psicótica en una carta que he citado muchas veces? Precisamente por lo que llama, cosa extraña, unglauben, no querer saber nada de ese rincón donde se trata de la verdad.”
Son  muchas las citas que pueden encontrarse de Unglauben. Preferimos, para no extendernos, acercarles la de este periodo. Si la verdad puede aparecer como por fuera del discurso, eso es por que hay una posición de Unglauben, de no querer saber nada de ese rincón donde se trata de la verdad.

Seminario 3, Clase 1

Represión y Forclusion: Dos mecanismos discursivos
“Lo que cae bajo la acción de la represión retorna, pues la represión y el retorno de lo reprimido no son sino el derecho y el revés de una misma cosa. Lo reprimido siempre está ahí, y se expresa de modo perfectamente articulado en los síntomas y en multitud de otros fenómenos. En cambio, lo que cae bajo la acción de la Verwerfung tiene un destino totalmente diferente.
No es inútil recordarles al respecto mi comparación del año pasado entre ciertos fenómenos del orden simbólico y lo que sucede en las máquinas, en el sentido moderno del termino, esas maquinas que todavía no llegan a hablar, pero que de un minuto a otro lo harán. Se las nutre con pequeñas cifras y se espera que nos den lo que quizá nos hubiera tomado cien mil años calcular. Pero sólo podemos introducir cosas en el circuito respetando el ritmo propio de la maquina: si no, caen en el vacío, no pueden entrar. Podemos retornar la imagen. Sólo que además, todo lo rehusado en el orden simbólico, en el sentido de la Verwerfung, reaparece en lo real.
El texto de Freud carece de ambigüedad en este punto. Se trata, como saben, del Hombre de los lobos, quien no deja de dar fe de tendencias y propiedades psicóticas, como lo demuestra la breve paranoia que hará entre el final del tratamiento de Freud y el momento en que es retornado a nivel de la observación. Pues bien, que haya rechazado todo acceso de la castración, aparente sin embargo en su conducta, al registro de la función simbólica, que toda asunción de la castración por un yo(2) (Je) se haya vuelto imposible para el, tiene un vínculo muy estrecho con el hecho de haber tenido en la infancia una breve alucinación de la cual refiere detalles muy precisos.”
Finalmente, las citas del mecanismo del retorno en lo Real del Seminario 3, son para despistarnos de cualquier referencia fenomenológica. Acá estamos hablando de como el lenguaje tiene la capacidad de engendrar realidad humana. Mas que instrumentalizar el lenguaje, nosotros somo efectos de lenguaje, nosotros somo los instrumentos del lenguaje.

El orden de la significancia y el orden de la significación

El problema, brevemente para empezar a introducirles, es un problema con la verdad. Dijimos que la verdad podía retornar en lo Real o en lo Simbólico, y es una diferencia estructural en psicoanálisis tales retornos. Es decir, para empezar a plantear el funcionamiento de un discurso, que no vaya por el lado de la represión sino de la forclusion, es necesario tener bien asumida esta diferencia: la dimensión de la significación y la dimensión de la significancia). A saber, cuando hay retorno en lo Simbólico, hay retorno de lo reprimido ¿Por que? Por que las significancias primordiales encuentran su anclaje en el orden de la significación, mientras que cuando lo forcluido retorna en lo Real, por lo menos, se vuelve escabroso afirmar un orden de significación.
Vamos con el ejemplo del seppuku… el tipo se abre el vientre, en honor a algo patente en la estructura discursiva japonesa (la deshonra). Esta deshonra (orden de la significación), retorna como acto de abrirse el vientre. Es el retorno en lo Real de la forclusion de la deshonra (dicha deshonra, en el orden de las significaciones del samurai, debe ser excluida, ya que no puede existir simbólicamente). Uno podría decir que el samurai no quiere saber nada con esa deshonra, hasta el extremo de abrirse el vientre para no saberlo.
Y no hablamos de psicosis, hablamos de la forclusion como un funcionamiento discursivo.

Retorno en lo Real y Retorno en lo Simbólico

La prohibición es un mecanismo que corresponde al orden de la represión, en tanto la verdad se sitúa como dentro del discurso, es decir, como retorno de lo reprimido. Cuando opera como forcluida, la verdad retorna como goce en lo real, y puede ser el acto de acostarse, por ejemplo, con la verdad, como puso de ejemplo Lacan, lo cual revela un comportamiento muy sintomático con respecto a la verdad.
No pierdan de vista por ningún segundo que todo esto involucra una estructura simbólica. Si decimos que la verdad retorna como goce en lo real, no lo decimos solamente por la indicación de Lacan de que Freud por acostarse con su cuñada forcluia la verdad de su propio descubrimiento. Mas bien utilizamos esta referencia -utilicen la de Freud como quieran- para explicarnos el funcionamiento del discurso capitalista.

Amo Capitalista y Amo Antiguo

El discurso Capitalista, como cualquier otro discurso, se sirve de un saber, un saber en términos de medios de producción, al cual Lacan define como “goce del Otro” o “medios de goce” o “medios de saber”. Es decir, que ningún saber parte de las condiciones biológicas del individuo, sino que los saberes son el material de discurso, con el que se establece la realidad humana como tal. Cuando hablamos de forclusion, es para meternos en el funcionamiento de una realidad humana donde se rechaza la verdad y retorna en forma de mercancía.
El saber del discurso del amo capitalista moderno, presenta una diferencia sustancial con el del amo antiguo. El amo antiguo no solo le arrebataba un diezmo al esclavo, ahora le arrebata su saber haciéndolo un trabajador asalariado. El saber del amo moderno es la fabrica, la producción en serie, las financias: arrebatamiento del saber al esclavo. El esclavo, quien ha sido desposeído de su ser por este discurso, recibe de todo esto un retorno en lo real: el verdaderamente se cree un amo -por haber rechazado precisamente que es un esclavo- comprando de las mercancías que ilusoriamente cree, le dan la esencia del rico. Es decir, la esencia del rico, retorna en lo real del esclavo.
Si el esclavo busca participar de la esencia del rico, es sencillamente por la ya conocida formula freudiana, donde el objeto perdido se vuelve causa de retorno en todos los objetos sustitutos. Las mercancías son una imitación de la plusvalía que el trabajador ha perdido por el esfuerzo de su trabajo, para siempre irrecuperable.
Es el ejemplo mas sencillo que puedo ponerles. El esclavo no solo renuncia a su saber, – es así como el amo se lo arrebata, haciéndole renunciar- sino que es compensando con una esencia, que pese a ser plenamente discursiva, retorna como si viniera de lo real. Entonces ustedes escuchan ahí al tilingo clamando, por todo lo que tiene, y que lo ha ganado trabajando… que lo haya ganado trabajando, de eso no hay duda. La pregunta es si eso debería ser interpretado en términos de ganancia, y mas precisamente me refiero, es en hacer hincapié en ¿Que se perdió para obtener esa ganancia?
Como el esclavo no sabe que perdió su ser, como buen consumidor, cree que son sus mercancías las que le dan su estatus.
Esto no es mas que un breve repaso por la plusvalía de Marx, que tranquilamente, funciona como la plusvalía que le ha sido arrebatada al trabajador, para retornar como compensación de cotillón, de imitación, en lo real, no solo forcluyendo la castración (el hecho de que le están afanando a dos manos) sino ocultando el funcionamiento del discurso en tanto tal.

Un pedacito de goce

El goce es la plusvalía, y la plusvalía es valor menguado (estos negros de mierda que no trabajan, o a mi nadie me dio gratis) que debe ser compensado con la repetición de un trabajo. Ahí recién podemos hablar de efectos, y que no son biológicos o fenomenológicos, insisto, sino que el cuerpo se presta al orden de la significancia, es decir, al campo del goce, que no tiene su substrato en el cuerpo sino en el discurso capitalista.
La verdad del capitalismo, cuando es rechazada, y así lo esta todo el tiempo, siempre retorna en lo Real, retornan las relaciones de poder como mercancías.

Puntaje

360 points
Upvote Downvote
Participant

Escrito por Sebastián Mas

Years Of MembershipVerified UserContent Author

Comentarios

Leave a Reply
  1. hola, se marca de manera muy clara los dos modos de retorno, pero quisiera que se avanzara un poco de la frase lacaniana. He encontrado en varios lugares que el retorno es en lo real para cierta estructura pero nadie se ha animado a deshilvanar en que consiste este retorno en lo real, ¿seria posible esto? gracias

  2. Hola Silvia! Muchas gracias por tu comentario. Pienso que para empezar a deshilvanar este concepto es necesario abordar tres fenómenos: la psicosomática, la debilidad mental, y la certeza delirante. Esto en el campo de la clínica.

    Mientras que en el campo de la política, estudiar por que el retorno en lo simbólico aplica para el discurso amo, y por que el retorno en lo real aplica para el discurso capitalista.

    Contactate conmigo por facebook para que podamos seguir charlando sobre este asunto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

Loading…

0
Discurso Capitalista

El Discurso Capitalista: La forclusión no es disgregación del lazo social

Miradas indiscretas: Christine Lagarde y Mauricio Macri

Deuda Externa | La Colusión del FMI